tratamientos corporales

Tratamiento de Grasas Rebeldes

Lipólisis química o intralipoterapia
Duración sesión:
15 minutos.
Nº de sesiones:
1 sesión cada 15 días.
Resultados:
Excelentes.
Período de recuperación:
Reincorporación inmediata a la actividad socio-laboral.
Protocolo de mantenimiento:
Es personalizado en función de la zona a tratar.
El tratamiento de lipólisis química es una alternativa a la liposucción para grasas rebeldes y localizadas
Se trata de una técnica corporal y facial para el tratamiento no quirúrgico de los acúmulos grasos que garantiza la reducción armónica del espesor del tejido adiposo en el área tratada sin alteraciones del perfil cutáneo.

Se pueden tratar depósitos grasos en diferentes zonas:

– Doble mentón.
– Pliegue torácico.
– Abdomen y flancos.
– Caderas, muslos, rodillas.
– Brazos.

Los resultados son excelentes con una reducción importante y paulatina de los acúmulos grasos

La infiltración del protocolo de la técnica es indolora y no requiere anestesia preliminar, ni siquiera tópica.

ANTES
DESPUÉS
Facebooktwittergoogle_plus
PEDIR CITA
Mesoterapia Corporal
Duración sesión:
15 minutos.
Nº de sesiones:
1 sesión por semana. Entre 8 y 10 sesiones.
Resultados:
Reducción paulatina de la celulitis y mejoría importante en la flacidez cutánea.
Período de recuperación:
Reincorporación inmediata a la actividad socio-laboral.
Protocolo de mantenimiento:
Es personalizado en función del diagnóstico.
Técnica médica que permite movilizar y disolver la grasa acumulada resistente a dieta y ejercicio.
Además, gracias a su aplicación se consigue activar la microcirculación de la zona a nivel arterial, venoso y linfático; por lo que se regenera el tejido y se promueve la eliminación de líquidos y toxinas.

La mesoterapia corporal es uno de los tratamientos más efectivos que existen para tratar la celulitis y la flacidez cutánea en zonas como el cuello, los brazos, el abdomen y las piernas.

En función del diagnóstico previo y las necesidades individualizadas de cada paciente, se personalizan las composiciones y los protocolos de tratamiento.

Con la combinación de la lipólisis química y de la mesoterapia corporal, se logra una disminución progresiva del contorno de la zona tratada, así como una mejoría en la calidad de la piel y un alisamiento de los nódulos grasos. Los resultados son muy positivos, ya que los productos empleados actúan directamente sobre la zona objetivo que es el tejido adiposo.

Facebooktwittergoogle_plus
PEDIR CITA
Técnicas complementarias
Duración sesión:
15 minutos.
Nº de sesiones:
1 sesión por semana. Entre 8 y 10 sesiones.
Resultados:
Reducción paulatina de la celulitis y mejoría importante en la flacidez cutánea.
Período de recuperación:
Reincorporación inmediata a la actividad socio-laboral.
Protocolo de mantenimiento:
Es personalizado en función del diagnóstico.
– Carboxiterapia.
– Radiofrecuencia bipolar.
– Lipocavitación ultrasónica.
– Masaje reductor y drenaje linfático.
1. La Carboxiterapia es una técnica de oxigenación de la piel que consiste en inyectar dióxido de carbono (CO2) medicinal de alta pureza bajo la piel para aumentar el flujo sanguíneo en la zona tratada.

Al inyectar el CO2 en los tejidos, se fuerza a la hemoglobina de la sangre a liberar su oxígeno, aumentando la oxigenación de los tejidos y el flujo sanguíneo. De esta manera, el oxígeno liberado estimula procesos metabólicos que reducen la grasa en la zona tratada, dejando la piel más suave y lisa.

2. La Radiofrecuencia bipolar se muestra como sistema seguro e indoloro para la Remodelación Corporal. Induce la reducción de grasas superficiales y la contracción inmediata del colágeno dando lugar a una piel con aspecto más firme y joven.

La combinación de esta técnica junto con los cócteles de vitaminas mediante la técnica de mesoterapia con pistola, origina una estimulación natural de la piel, con la generación de nuevo colágeno y elastina, disminuyendo notablemente la flacidez.

El tratamiento es eficaz en todas las zonas corporales: brazos, espalda, abdomen, glúteos, muslos y rodillas.

El alisamiento de las grasas superficiales y profundas permite moldear el contorno del cuerpo, así como la estimulación de la formación de nuevo colágeno da lugar a una piel más firme y tersa.

Tratamiento agradable, sin riesgo, seguro y sin dolor con resultados visibles desde la primera sesión.

3. La lipocavitación ultrasónica ayuda a eliminar más rápidamente los depósitos de grasa que se localizan en las zonas más difíciles y rebeldes, resistentes a dieta y ejercicio como “cartucheras”, muslos, abdomen, flancos, espalda y brazos.

La lipocavitación ultrasónica potencia los efectos lipolíticos de las infiltraciones, consiguiéndose reducciones de volumen.

4. Por su parte, el masaje reductor moviliza los depósitos de grasa de una forma más rápida, mientras que el drenaje linfático ayuda a la eliminación de toxinas y líquidos retenidos. Ambos tratamientos complementarios potencian muy eficazmente todas las técnicas anteriores.

Facebooktwittergoogle_plus
PEDIR CITA